Un nuevo mundo de profundidades ocultas

Los océanos representan aproximadamente el 70% de la superfìcie del planeta. A pesar de ello el mundo marino es el más inexplorado y desconocido de nuestro planeta. Gracias a tecnología de última generación se ha tenido acceso a lugares nunca antes filmados, se han captado conductas animales sorprendentes y se han descubierto nuevas especies.

Siguiendo la estela de Planeta Azul estrenado en 2001. BBC Earth nos presenta un increíble y actualizado retrato del desconocido mundo marino, justo cuando se hace esencial tomar consciencia del momento critico de los ecosistemas oceánicos. A lo largo de 4 años de producción se han realizado más de 125 expediciones en 39 países. Los equipos de grabación pasaron más de 1.500 días en el mar grabando en todo tipo de hábitats: desde nuestras cercanas costas hasta las misteriosas profundidades abisales, desde los atestados arrecifes de coral a los inhóspitos desiertos submarinos.

Las últimas tecnologías de buceo que no generan burbujas ni ruido han permitido estar con los animales más cerca y durante más tiempo. Cámaras ultrasensibles han captado situaciones mágicas, casi imperceptibles para el ojo humano. Las cámaras sonda nos ofrecen una nueva perspectiva de la vida de criaturas diminutas mientras tos dispositivos de alta velocidad para grabar acción a cámara lenta nos dan una nueva perspectiva de las poderosas olas.

Planeta Azul II cuenta con Sir David Attenborough como narrador y la banda sonora de la serie ha sido compuesta por el ganador de un Oscar, Hans Zimmer. Además la banda británica Radiohead ha colaborado con el compositor alemán con una nueva versión de su canción Bloom.

  • Información
  • Nombre: Planeta azul II
  • Año: 2018
  • Idioma: Castellano
  • Subtítulos: No
  • Capítulos: 7
  • Duración: 50 minutos por capítulo
  • Contraseña: p14n3t4d0cum3nt41
  • Datos técnicos
  • Formato: MKV
  • Codec video: AVC
  • Codec audio: AC-3
  • Tasa de bits video: 6400 kb/s
  • Tasa de bits audio: 448 Kb/s
  • Resolución: 1920 x 1080
  • Tamaño: 2.4 GB por capítulo

1- El Océano

Viajaremos por el mundo desde las cálidas aguas de los trópicos hasta las más frías alrededor de los polos para entender mejor el mundo bajo las olas. Los equipos de BBC Earth han explorado todos los océanos buscando historias extraordinarias jamás contadas, muchas desconocidas para los científicos.

En el mar Rojo conoceremos a los delfines de nariz botella que surfean por el mero placer de hacerlo. Son extremadamente inteligentes, se acercan a las ramas de gorgonia de los arrecifes porque están recubiertas de una sustancia antiinflamatoria y antimicrobiana. Al frotarse contra las ramas se protegen de las infecciones.

En los bosques submarinos frente a la costa norte de Japón vive una curiosa criatura, un tipo de lábrido gigante llamado kobudai. Veremos como las hembras son capaces de transformarse en machos para asegurar la descendencia de la especie. Al norte de Noruega, cada invierno se produce la mayor concentración de orcas del planeta. Comprobaremos cómo trabajan en equipo estas expertas cazadoras, cuando mueven sus colas la ola expansiva es capaz de aturdir a sus presas: los arenques.

También descubriremos un hecho muy preocupante: el futuro de nuestros océanos está en peligro. Están cambiando a una velocidad jamás vista a lo largo de la historia de la humanidad por lo que es un momento crucial para desvelar lo que está sucediendo debajo de la superficie marina.

  • Capturas

2- Las profundidades

Explorar el océano más profundo supone un desafío tan ambicioso como el espacio. Sabemos más de la superficie de Marte que de las zonas más recónditas de nuestros mares. Sorprendentemente en aguas profundas encontramos más vida que en cualquier otro lugar de la tierra.

En el Pacífico, a 200 metros de profundidad nos encontraremos con un mundo extraordinario. Es la zona crepuscular, un mar de permanente penumbra habitado por extrañas criaturas como los calamares de Humboldt que rondan los dos metros de longitud y los cincuenta kilos de peso. Como la mayoría de los calamares son insaciables cazadores y cuando las presas se acaban se atacan unos a otros.

A un kilómetro de profundidad, lejos del alcance del sol descubriremos a un pez con colmillos, posee los dientes más largos de todos los peces de su tamaño y tiene sensores a lo largo de la cabeza que le permiten detectar cualquier cosa que se mueve a su alrededor. Es el pez más voraz de toda la zona de medianoche.

Visitaremos la Fosa de las Marianas, a 11 kilómetros de la superficie, es el lugar más profundo de la Tierra. Incluso el monte Everest desaparecería ahí dentro. Se pensaba que en estos profundos barrancos nada en absoluto podría sobrevivir pero incluso aquí hay vida: una especie de babosa marina conocida como cerdo de mar. Esta criatura puede soportar la presión equivalente a cincuenta aviones jumbo apilados unos encima de otros.

El sondeo de una cámara remota nos revelará el mayor descubrimiento de todos: un lipárido, el etéreo pez babosa. A ocho kilómetros de la superficie, es el pez hasta ahora descubierto que vive a mayor profundidad.

  • Capturas

3- Barreras de coral

Las barreras de coral son las ciudades del mundo marino, ocupan menos de una décima parte del 1% del suelo oceánico pero son el hogar de una cuarta parte de todas las especies marinas conocidas. Aquí existe una gran rivalidad por el espacio, la comida y por encontrar pareja pero también es un hábitat con grandes oportunidades.

Las colonias de coral pueden crecer durante siglos -posiblemente durante milenios- y pueden construir estructuras del tamaño de una casa. La mayor de sus ciudades es la Gran Barrera de Coral que ocupa 2.300 kilómetros a lo largo de la costa noreste de Australia. Más al norte se encuentra el Triángulo de Coral donde veremos cómo las tortugas verdes de Borneo viajan grandes distancias a lo largo del arrecife para encontrarse con peces cirujano y blenioideos. Estas especies se alimentan de las algas, los parásitos y la piel muerta de las tortugas.

En las Maldivas conoceremos a una familia de peces payaso. El grupo está dirigido por una hembra grande, su cara blanca la distingue como la jefa. El diminuto macho tiene que demostrar su valor así que trabaja incansablemente quitando los desechos y encargándose de todas las tareas domésticas. Otra de sus tareas es encontrar un lugar seguro para que la jefa pueda poner sus huevos.

Asegurar la continuidad de las especies es vital en el océano. Seremos testigos de cómo miles de meros mármol se reúnen en un lugar perdido de la Polinesia francesa. Para encontrar pareja deben ir a la zona más peligrosa del arrecife, el acantilado patrullado por cientos de tiburones grises. El desove tiene lugar una vez al año y dura menos de una hora, la mayoría de los miles de millones de huevos acabarán engullidos. Pero unos pocos, una pequeña pero crucial minoría, encontrarán otro arrecife que convertirán en su hogar perpetuando el ciclo de la vida.

  • Capturas

4- El gran azul

El mayor espacio salvaje del mundo: alta mar. Cubre más de la mitad de la superficie de nuestro planeta. Aquí no hay donde esconderse y hay poco que comer. Es el equivalente marino de un desierto y son escasos los momentos en los que estos mares vacíos se llenan de vida.

Aun así asistiremos a uno de ellos y contemplaremos un fenómeno único: el mar en ebullición. Frente a las costas del Pacífico de Costa rica se concentran un gran número de peces linterna. Normalmente sólo vienen a la superficie por la noche, para alimentarse de plancton pero han subido durante el día para desovar. Para otras especies son el banquete perfecto. Delfines tornillo, atunes de aletas amarillas, mantas y peces velas se unen a la cacería provocando tal movimiento que el mar empieza a agitarse como si estuviera en ebullición.

Las medusas son otras habitantes del gran azul. Cruzan océanos enteros alimentándose de lo que queda enredado en sus tentáculos. Algunas alcanzan un diámetro de hasta dos metros. Otra criatura similar pero mucho más compleja y un tanto siniestra es la galera portuguesa. Flota con la ayuda de una cámara llena de gas, rematada por una membrana vertical. Eso le sirve de vela para mantener rumbo firme a través de las olas. Los hilos que tiene debajo pueden medir hasta treinta metros y un solo tentáculo podría matar a un pez e incluso a una persona.

Sobrevivir en el océano abierto siempre ha puesto a prueba a los animales que hoy en día se enfrentan a un peligro adicional: el plástico. Cada año tiramos al mar ocho millones de toneladas. Aquí enreda y ahoga a un gran número de criaturas marinas pero no sólo eso, cuando el plástico se descompone se mezcla con otros contaminantes que pueden ser ingeridos por las distintas especies. Los habitantes del gran azul están más apartadas que cualquier otro animal del planeta, pero no lo suficientemente para escapar de los efectos que estamos provocando en su mundo.

  • Capturas

5- Bosques submarinos

Nuestros océanos están poblados de bosques de algas, praderas marinas, selvas de manglares y mares verdes de plancton. Las zonas más espesas están abarrotadas de vida y hay una fuerte competencia por el espacio y la comida. Son el hogar de criaturas increíbles.

Los bosques de algas florecen en las aguas estacionales de todo el planeta, especialmente a lo largo de la costa pacífica de Norteamérica. Aquí las algas se extienden cientos de kilómetros y pueden alcanzar los sesenta metros de altura. Uno de sus habitantes es el pez Garibaldi, todo un agricultor que se alimenta de las criaturas que habitan entre las algas. Tiene que lidiar con los erizos de mar, capaces de desbrozar a cuchilladas las hojas de las algas.

Otro entorno verde del océano es la pradera marina que suele prosperar en aguas poco profundas bañadas por el sol. La más extensa de ellas abarca más de ocho mil kilómetros cuadrados a lo largo de los trópicos. En este ecosistema podremos ver una curiosa reunión: un ejército de cangrejos araña cuyo objetivo es crecer. Para ello deberán abandonar su caparazón y durante varios días deberán esperar a que el nuevo se endurezca, quedando a expensas de los depredadores.

Viajaremos también a los bosques de manglar que bordean el litoral de los trópicos formando una barrera protectora natural entre tierra y mar. Se trata de una de las zonas de cría más ricas ya que aquí hay comida abundante para los alevines y las enmarañadas raíces de los manglares los protegen de otros peces más grandes.

Pero existe también un mar verde que alberga más vida que todos los demás juntos. A diferencia de los bosques de manglar y las praderas marinas, está en mar abierto y es temporal e impredecible. Está formado de infinidad de plantas flotantes, miles de fitoplancton microscópico que puede alimentar a cientos de criaturas marinas.

  • Capturas

6- Costas

Las costas son los hábitats oceánicos que más rápidamente cambian a causa de las mareas. A medida que la luna gira alrededor de nuestro planeta, los mares avanzan y retroceden creando los paisajes más dinámicos de la Tierra. Sólo aquellos animales que superen los grandes retos tanto de tierra firme como del mar, pueden sacar el máximo provecho de su vida en las costas.

Las grandes olas que se originan mar adentro van aumentando de tamaño a medida que avanzan hacia la costa. En algunas zonas de Europa, las olas desgastan hasta tres metros de litoral cada año. La velocidad a la que esculpen la piedra depende de su dureza y donde la parte inferior de la roca es más blanda que la superior se forman impresionantes arcos. Es un ataque constante que poco a poco va esculpiendo bóvedas de piedra como sucede en la playa de las Catedrales en la costa gallega.

En las islas Galápagos veremos cómo los leones marinos han aprendido a aprovechar este inhóspito lugar. Trabajando en equipo, los jóvenes machos son capaces de conducir a sus presas, atunes de 60 kilos, hasta callejones sin salida donde pueden capturarlos uno a uno. En el Ártico los frailecillos atlánticos se cobijan en los acantilados, sólo accesibles desde el aire. Pero para alimentarse estas aves deben adentrarse en el mar y en ocasiones tienen que volar hasta 50 kilómetros para llegar a zonas de pesca abundante.

En las remotas islas Georgias del Sur seremos testigos de cómo los pingüinos rey deben mudar sus cuatro capas de pluma desgastadas tras meses nadando en el hostil océano antártico. Estas islas están protegidas por su lejanía, otras costas son mucho más vulnerables. De hecho dos tercios de nuestras principales ciudades están en el litoral y se calcula que en la próxima década, el 10% de las costas vírgenes que quedan, serán invadidas por el desarrollo humano. Esto supone que los animales deben lidiar con altos niveles de contaminación, a la degradación del hábitat y a una sobrepesca que sus antepasados no tuvieron que sufrir.

  • Capturas

7- Nuestro planeta azul

Los océanos están en peligro como nunca antes lo han estado en la historia de la humanidad. En este episodio conoceremos a los pioneros que luchan para revertir esta tendencia.

En Noruega, el científico y especialista en peces Leif Nottestad nos enseñará cómo se ha recuperado el arenque que hace 50 años estuvo a punto de desaparecer debido a la pesca intensiva. Por su parte la bióloga marina, Eve Jourdan nos contará como desde 1982 las orcas están protegidas en este país escandinavo por lo que cuentan con una de las poblaciones más grandes del mundo.

El maltrato de los mares tiene muchos efectos, algunos predecibles pero otros bastante sorprendentes. En el sudeste asiático, el biólogo marino Steve Simpson nos hablará de la contaminación acústica. Para ello nos mostrará como los peces payasos se comunican con gorgoteos y chasquidos, pero cuando el ruido de los barcos inunda el mar, estos peces no pueden oírse y alertarse en caso de peligro.

Otras formas de contaminación son mucho más conocidas, cada año más de 8 millones de toneladas de plástico acaban en el océano. En las Georgia del Sur, la investigadora Lucy Quinn nos hablará del impacto que tiene este material en los albatros viajeros. Mientras, en la costa este de Estados Unidos, los investigadores estudian las misteriosas muertes de delfines jóvenes pero se sospecha que las toxinas artificiales del plástico podrían ser la causa principal.

Actualmente menos de un uno por ciento de nuestras agua internacionales están protegidas y la creación de reservas marinas es vital si queremos salvaguardar el futuro de muchas criaturas del océano. Se requiere cooperación internacional pero aún hay esperanza para Nuestro Planeta Azul.

  • Capturas

8- Cómo se hizo Planeta azul II

Descubriremos cómo se hizo Planeta Azul II, una ambiciosa producción de BBC grabada a lo largo de 4 años en los que se realizaron más de 125 expediciones en 39 países diferentes.

Conoceremos a las personas y los equipos que han hecho posible esta serie y compartiremos con ellos las anécdotas del rodaje: las dificultades a las que se enfrentaron o la emoción de conseguir nuevos hitos científicos como descubrir nuevas especies o alcanzar nuevos records.

Los equipos de grabación pasaron más de 1.500 días en el mar grabando en todo tipo de hábitats: desde nuestras cercanas costas hasta las misteriosas profundidades abisales, desde los atestados arrecifes de coral a los inhóspitos desiertos submarinos.

  • Capturas
  • Compartir en...
Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
Telegram
  • Otros documentales
avatar